Modificación de la RPT

Uno de los puntos del día mas inesperados de la última mesa de negociación ha sido una reforma de la RPT propuesta por la adminstración en la que, basandose en la mejora en la eficiencia y la gestión y bla, bla, bla… introduce con calzador una serie de cambios que a este servidor le cuesta entender.

Por un lado reconvierte al C1 las plazas de C2 que ocuparán los compañeros de promoción interna, hasta ahí todo “aceptable”.

Pero por otro lado realiza una serie de cambios en los servicios tributarios y sociales de gran trascendencia.

El actual servicio de Gestión tributaria goza de la particularidad de ser el único servicio que contaba con dos jefaturas, este exotica característica tiene los días contados ya que a partir de mayo de este año (fecha en la que entrará en vigor la modificación impuesta) se dividirá en dos servicios, uno que conservará el nombre de Servicio de Gestión Tributaria con una dotación de 5 trabajadores incluido el Jefe del Servicio, y un nuevo servicio con el rimbombante nombre de “Coordinación Tributaria” que a pesar de tener el doble de personal que el anterior no solo carece de jefatura, sino que no hay un solo puesto dentro de el que tenga capacidad de elaborar propuestas de resolución. Para salvar este vacío de atribuciones la JGL pretende atribuir al puesto de Adjunta al OTXT mediante una observación marginal en la RPT las funciones correspondientes al jefe del servicio de coordinación (ahí es nada).

Así es, la Administración amparándose en su facultad de autoorganización se carga la estructura tipo de un servicio, altera las condiciones de trabajo de un puesto al acumular en bloque las funciones de otro y se salta el reglamento orgánico al atribuir vía RPT funciones a un Órgano directivo, etc, etc, etc….

Por otro lado escinde Educación de Servicios Sociales y extingue el servicio de promoción económica repartiendo las funciones de este entre los dos servicios resultantes de la anterior escisión. Y no le tiembla el pulso al afirmar que está justificado que la nueva jefatura de servicios sociales tenga un complemento especifico superior al que ostentaba el anterior puesto, ni al asignar nuevas funciones a la unidad operativa de centros escolares.

Cada uno que saque sus propias conclusiones, en este sentido esta agrupación ya presentó un recurso de reposición donde abordaba, entre otras cuestiones, las diferencias de específicos de las jefaturas y a el os remitimos si queréis conocer nuestra postura en relación a esos asuntos.

Y nosotros nos preguntamos…¿QUE PASA CON EL DICHOSO ESTUDIO DE LA RPT?

El caso es que hasta hace bien poquito, cada vez que proponíamos cualquier medida organizativa o relativas a la carrera profesional, promoción interna, eliminación de agravios entre puestos y cuerpos, etc… la administración se escudaba en el estudio de la RPT que se está llevando a cabo, lo cual acatábamos con resignación ya que se supone que la empresa que realiza el estudio goza de los conocimientos, la experiencia y la objetividad necesarias para realizar ese estudio y diseñar una organización óptima.

Pero súbitamente la administración se saca de la manga una reforma de gran calado que pone patas arriba la distribución tradicional de áreas competenciales, así como la estructura de los servicios y las funciones de los puestos y las retribuciones complementarias de algunos de ellos, y no lo hace basándose en necesidades urgentes e inaplazables sino que afirma que se trata de una asignación optima de recursos humanos, y de mejora de la gestión avalados por varios de los implicados en esos cambios.

Queremos creer que a pesar de la justificación dada por la administración, la realidad es que esta reforma responde a una necesidad urgente y no a la idoneidad de la misma, pero los sucesos y las formas indican otra cosa, Por lo tanto, salvo que en los próximos meses percibamos un de tendencia, tendremos que dar por roto el pacto relativo al estudio de la organización y empezar a impulsar las demandas de la masa social que nos respalda y, llegado el caso, proponer la adopción de las medidas de presión que sean oportunas.

 

Comments
  1. juan | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *